El contrato firmado entre Telespazio y el gobierno turco alcanza un valor total de más de 250 millones de euros e incluye la prestación los servicios de un satélite de observación de la Tierra equipado con un sensor óptico de alta resolución además de un centro de integración y de pruebas para los satélites construidos en Turquía, su puesta en órbita, la adquisición de datos y su procesado.